El oro de las mujeres africanas no es otro que el fruto de un árbol que crece en estado salvaje en África, principalemente en Burkina Faso, Mali, Costa de Marfil y Sudán. Cuando el fruto está maduro contiene dos o tres semillas, de las cuales se extrae una grasa vegetal que servía tradicionalmente para cocinar y para usos cosméticos.

La fabricación de manteca de karité es una actividad eminentemente femenina y que da trabajo a cuatro millones de mujeres en África Occidental.

Propiedades y usos del Karité :

  • El uso continuado del Karité evita la deshidratación, protege a la piel de las agresiones externas, calma las pieles irritadas, es el más efectivo antienvejecimiento que existen en la naturaleza.
  • En el embarazo y lactancia: durante lo embarazo previene la aparición de estrías. Durante la lactancia previene la formación de grietas en el pecho y protege el bebé de daños en la piel por causa de los pañales.
  • En labios, nariz y cuerpo: es muy útil para tratar los labios secos por el frío, a los que da un brillo natural, también para la nariz irritada por las alergias o los resfriados. Podemos utilizarla para dar a nuestra piel un efecto satinado, terso, hidratado y suave.
  • En deportistas: es muy efectiva para las articulaciones de codos y rodillas, es muy recomendable para antes y después del ejercicio ya que elastifica la piel. Ofrecerá una recuperación más rápida del músculo mejorando el drenaje y la eliminación de toxinas.
  • En el cuidado del cabello: protege el cabello del daño solar al ejercer un efecto protector y regenerador de este, restaurando la estructura capilar, ofreciendo brillo, suavidad y volumen.
  • En pieles muy delicadas: destaca por su intenso y duradero poder hidratante sobre el rostro y el cuerpo. Mejora la elasticidad de la piel por sus propiedades nutritivas y su alto contenido en vitamina F. Se puede usar aún cuando hay acné o en pieles grasas.

Existen dos clases de Manteca de Karité:
PURA: Es decir, sin procesar, la manteca de karité es una pasta amarilla que tiene un olor fuerte a nuez. Para producir la manteca, las semillas se fermentan, se lavan, se secan al sol y se tuestan. Luego, se muelen hasta obtener un polvo fino y se mezclan con agua para producir una pasta espesa. Una hora de mezclado enérgico separa la grasa del resto de la mezcla; ésta se recoge de la parte de arriba, se hierve y se enfría para producir la manteca de karité sin procesar.

REFINADA: La manteca de karité puede refinarse hasta obtener una crema blanca, a la que le desaparece su característico olor. La manteca refinada se produce calentando las nueces a temperaturas más elevadas con el hexano, un hidrocarburo líquido. El ayuda a extraer más grasa de la nuez, a blanquearla y a quitarle casi todo el olor. Como resultado, la manteca de karité refinada tiene una textura más lisa y sedosa que la manteca pura, sin procesar.

Si te interesa la cosmética natural, no lo dudes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *